Ingeniería y consultoría ambiental, Estudios de impacto ambiental y Control de contaminación 

Medellín, Colombia: Carrera 43A N. 7 - 50, Of. 507, 508 y 513 Edificio Torre Financiera Dann

Teléfono (57- 4) 448 3170 - FAX: (57-4) 354 2366 

Bogotá: teléfono: (+57) 316 498 63 64 

comunicaciones@ambientalmente.com  -  contacto@ambientalmente

Please reload

Artículos Recientes

ACTUALIZACIÓN DEL MARCO GEOCÉNTRICO NACIONAL DE REFERENCIA MAGNA-SIRGAS

August 15, 2018

1/4
Please reload

Artículos Destacados

Corte Constitucional da vía libre a gobernadores y alcaldes para decir no a la explotación minera en sus regiones

June 2, 2016

Como resultado de una demanda realizada por estudiantes de la Universidad de Antioquia, la Corte Constitucional ha declarado inexequible el artículo 37 de la Ley 685 de 2001 (Código de Minas), el cual establecía que “ninguna autoridad regional, seccional o local podría establecer zonas del territorio que quedaran permanente o transitoriamente excluidas de la minería…”.

 

El artículo fue demandado con el argumento que imponía límites a los Planes de Ordenamiento Territorial (POT), es decir, con el artículo vigente los municipios y departamentos no tenían la autonomía para decidir respecto al tema minero, cuando en realidad tienen la soberanía para decidir sobre sus territorios. Quiere decir entonces, que alcaldes y gobernadores podrán decir no a proyectos mineros en sus regiones.

 

Lo anterior implica que la competencia para excluir zonas de la exploración y explotación minera, es responsabilidad solamente de las autoridades territoriales, desconociendo que se trata de un tema de interés nacional; pues es el Estado el propietario del subsuelo, además es una actividad cuyos impactos ambientales y económicos trascienden las regiones y generan efectos a nivel país.

 

Antes del ser declarado inexequible el artículo en mención, el gobierno nacional tenía la posibilidad de imponer su voluntad a los entes territoriales y dar marcha a los proyectos mineros sin importar la opinión de los mandatarios en las áreas de influencia de dichos programas. Sin embargo, no es la mejor forma de hacer minería. La minería debe ser una actividad que se desarrolle a partir de acuerdos entre autoridades del orden nacional y territorial, e incluso el sector privado, ya que son las empresas las encargadas de desarrollar los proyectos y hacer grandes inversiones en las regiones de interés, lo que conlleva al desarrollo económico, social y cultural de las comunidades.

 

 

Este tipo de situaciones que se vienen presentando durante los últimos años, representan para el sector minero una inseguridad jurídica muy compleja que no permite realizar de manera confiable inversiones de empresas nacionales y extranjeras, por lo que un sector que es gran parte de la locomotora del país termina convirtiéndose en un conflicto permanente entre el Estado y el sector privado.

 

El problema de todo esto radica en que en el país no se tiene una normatividad clara y contundente en el tema minero, por lo que cualquier circunstancia que se presenta generada por grupos que se oponen a la minería, termina poniendo en la cuerda floja los proyectos mineros. Estos grupos han tomado gran fuerza defendiendo sus territorios, convirtiendo una situación que nos concierne a todos, en personal, pues su objetivo es que no se lleve a cabo minería en su municipio, su vereda o su predio, pero olvidan que la minería es indispensable para el desarrollo, pues una alta cantidad de productos que utiliza la humanidad requieren de minerales para ser producidos.

 

Le queda entonces la responsabilidad al Gobierno Nacional, específicamente al Ministerio de Minas y Energía, en conjunto con el sector privado, de crear una seguridad jurídico minera a partir de una normatividad clara que aplique al contexto de nuestro de país, y de dar solución a los conflictos que se presentan de manera permanente con la comunidad que no está de acuerdo con la minería. El gobierno debe cambiar el pensamiento de estos grupos, difundiendo los casos de éxitos de minería responsable y sostenible en el país y en otros países, y como se puede llegar a desarrollar megaproyectos a la vez de conservar y crear condiciones ambientales  acordes con el ecosistema. Y aún con más urgencia, dar solución al conflicto que genera el haber declarado inexequible el artículo 37 de la Ley 685, pues implica que las alcaldías y gobernaciones decidan sobre la ejecución de un proyecto minero, cuya concesión fue otorgada por una entidad nacional, ¿Tiene esto coherencia?.

 

No podemos negar que la minería genera grandes impactos a nivel ambiental, pero tampoco podemos desconocer lo dependientes que somos de ella; así que debemos aprender hacer minería responsable y sostenible, y sacar el mejor provecho a nivel socioeconómico.

 

Please reload

Follow Us