Ingeniería y consultoría ambiental, Estudios de impacto ambiental y Control de contaminación 

Medellín, Colombia: Carrera 43A N. 7 - 50, Of. 507, 508 y 513 Edificio Torre Financiera Dann

Teléfono (57- 4) 448 3170 - FAX: (57-4) 354 2366 

Bogotá: teléfono: (+57) 316 498 63 64 

comunicaciones@ambientalmente.com  -  contacto@ambientalmente

Please reload

Artículos Recientes

ACTUALIZACIÓN DEL MARCO GEOCÉNTRICO NACIONAL DE REFERENCIA MAGNA-SIRGAS

August 15, 2018

1/4
Please reload

Artículos Destacados

IMPORTANCIA DE LA MINERÍA Y SU IMPACTO EN LA BIODIVERSIDAD

September 20, 2017

 

Magister en Ciencias de la Tierra de Colorado State University.
Ingeniero geólogo de la Universidad Nacional, sede Medellin.

 

Catedrático en varias universidades, en el área de Depósitos Minerales y

Rocas y Minerales Industriales.

 

Actualmente Director de Consultoría para LOGEA S.A.S., y Coordinador de Redes de Innovación Externa para SUMICOL S.A.S.

 

 

 

Citando a Susan Fugate, profesora de ciencias en grado Noveno en Tohickon Middle School (Dylestown, Pennsylvania), “nosotros usamos minerales todos los días, y esos minerales tiene que provenir de algún sitio”. Además, “los estudiantes de bachillerato oyen acerca de la ley de la conservación de la masa y la energía”. Esto significa que “todo está hecho a partir de algo, y ese algo tiene que provenir de nuestros recursos naturales, en la mayor parte a partir de la minería”.

La minería, o actividad de extracción de los minerales, además de ser esencial para la vida diaria de las personas es uno de los ejes de desarrollo económico de los países. En Canadá la minería, operaciones de canteras, y extracción de petróleo y gas, incluyendo las actividades de soporte, representaron un 7,8% del producto interno bruto en el año 2015. En cifras, 127,9 miles de millones de dólares respecto a 1640 miles de millones de dólares (PIB total). En ese mismo año, la minería en Sur África aportó igualmente 7,8% a un PIB total de 416,8 miles de millones de dólares, esto es, 32,5 miles de millones de dólares. En Colombia, respecto a un PIB total en el año 2015 de 531,4 miles de millones de pesos, la explotación de minas y canteras aportó el 7,1% (37,6 miles de millones de pesos), superando el renglón denominado como “Agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca)” que, en su conjunto, aportó el 6,2%.

 

 

Las cifras anteriores hacen relación a los productos directos de la minería, y no incluyen el impacto económico, sobre el PIB, de las cadenas productivas, por ejemplo, de sectores como el manufacturero o la construcción. Las industrias manufactureras de transformación (de minerales) tales como la cerámica, cemento, vidrio, pinturas, caucho, plásticos, papel y otras, representan un alto impacto en la economía del país y en el empleo. Similarmente, la industria de la construcción, gran generadora de empleo en el país, requiere utilizar y aplicar diferentes minerales.

La minería, como otras actividades de los seres humanos, afecta la biodiversidad. Sin embargo, siguiendo la jerarquía de mitigación conocida universalmente, en su orden, evitar o prevenir, minimizar, rehabilitar y compensar, se implementan iniciativas tales como “Towards Sustainable Mining” de la Asociación Minera de Canadá, “Mining and Biodiversity Guidelines” desarrolladas en Sur África y, en un ámbito más amplio, “Guidance for Mining and Biodiversity” del ICMMM (“International Council on Mining and Metals”). Similarmente, en Colombia se establece la Política Nacional para la Gestión Integral de la Biodiversidad y sus Servicios Ecosistémicos (PNGIBSE) y se adopta el Manual para la Asignación de Compensaciones por Pérdida de Biodiversidad.

 

Por otra parte, se emplean diferentes aproximaciones para evaluar el impacto de la minería sobre la biodiversidad. En particular, en Australia Occidental, se ha aplicado el denominado BII (“Biodiversity Integrity Index”), una medida del estado “intacto” de una especie en asociación con un uso particular del terreno. Para evaluar el BII, se mide la reducción en biodiversidad de un terreno particular, y se multiplica esa reducción por la extensión (área) de ese tipo de perturbación. Al aplicar este índice en 24 regiones fitogeográficas de Australia Occidental se encontró que los mayores grados de afectación (mayores valores del BII) estaban representados por la intervención de terrenos para agricultura y la intervención para prácticas ganaderas, seguidos por urbanismo o expansión de ciudades (valores moderados de BII), carreteras y obras de infraestructura similares (valor intermedio a bajo de BII), y minería (valor bajo para el índice BII). Aunque estos resultados muestran un impacto relativamente bajo de la minería sobre la biodiversidad, en comparación con otras actividades de intervención del territorio, debe “intensificarse la investigación para adquirir un mayor entendimiento de los impactos de la minería y su infraestructura asociada sobre la biodiversidad, y encontrar maneras de proteger y restaurar la biodiversidad, que puedan ser puestas en práctica por todas las compañía mineras, no solamente por aquellas catalogadas como grandes empresas mineras” (Majer, 2014).

 

 

 

 

 

 

Please reload

Follow Us